Conceptos Musicales Básicos en Todos Los Estilos de Improvisación

Conceptos musicales

Conceptos Musicales y improvisación consiste en poder concebir y ejecutar alguna acción de manera simultánea. Dicho en otras palabras, improvisar significa poder hacer algo que no fue elaborado con anterioridad.

Muchas veces asociamos a un “buen músico” con su capacidad para improvisar en el escenario ¿verdad?, ¿quién no ha escuchado o dicho alguna vez que tal o cual músico es un genio por su gran capacidad de improvisación en el escenario?

Es verdad que, la capacidad de improvisar puede diferenciar mucho a un artista de otro. Hay excelentes músicos que pueden tocar obras que implican una gran dificultad técnica, pueden ser grandes intérpretes y conocedores del género que tocan pero no tienen la capacidad de improvisar algo con coherencia si no lo han meditado, practicado y pulido previamente.

En la música, cuando hablamos de improvisación, nos podemos estar refiriendo a la melodía, el ritmo, el aspecto armónico o a la letra por conceptos musicales.

En la mayoría de los casos cuando queremos comenzar a tocar un instrumento o a escribir la letra de una canción, empezamos improvisando.

Ya sea con una guitarra, una armónica o un piano, por lo general lo primero que hacemos es tratar de “tocar algo nuevo” o imitar una canción sin saber realmente lo que estamos haciendo.

Pero, ¿de qué depende o qué necesitamos para crear una buena improvisación?

Como estamos hablando de un proceso espontáneo se puede llegar a creer que “todo vale” pero la realidad es que la mayoría de las improvisaciones no tienen sentido y la audiencia no puede seguir el ritmo.

Algunas de las cosas que más influyen en el improvisador son:

  • La capacidad creativa, es decir, la condición de poder inspirarse y tener imaginación como para poder visualizar algo nuevo. Esto va de la mano del estado emocional a la hora de improvisar. Este punto varía mucho entre los artistas y con el tiempo cada uno va descubriendo en qué momento se encuentra más apto para crear nuevas canciones o en qué debe mentalizarse.
  • Conocimiento del estilo. Es claro que debemos saber de qué trata el tipo de música que queremos hacer ya que es muy distinto tocar jazz o rock, por ejemplo se utilizarán distintas escalas y armonías.
  • El desarrollo técnico del instrumento que se posee. Es fundamental tener un estudio teórico, conocer el instrumento que se está tocando. Mientras más conocimientos se posean acerca del instrumento, más herramientas vamos a tener para obtener buenas melodías y lograr nuevos acordes.

Debes aprender a leer notas, como articularlas para que el sonido fluya, conocer la estructura de la música.

En cuanto a la melodía por supuesto debe ser una prioridad el hecho de lograr tocar melódicamente, para esto es fundamental conocer las distintas escalas musicales y como utilizarlas para que exista continuidad. Cada estilo musical utiliza distintas escalas.

Claro que el ritmo es importante y su conocimiento hará que se puedan emplear distintos ritmos al mismo tiempo brindando una gran riqueza musical.

La improvisación va de la mano de un conjunto de habilidades que incluyen la audición, ejecución, análisis y composición.

Para poder integrar estas habilidades, además, debemos ejercitar la memoria, mejorar nuestra audición y lograr representar internamente la música. Debemos poder ver y anticipar los componentes del discurso musical que queremos lograr.

Entonces ya sabes, si bien tu capacidad de improvisación va a depender de cuanta imaginación tengas, es fundamental que estudies tanto como puedas al instrumento que deseas tocar y el tipo de música que te interesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *